Sin justicia no hay dignidad