Y sin embargo, crecen flores