‘No es la muerte del proceso de paz’: Humberto de la Calle

9/9/2019

COLOMBIA- La madrugada del jueves 29 de agosto, cuando Humberto de la Calle se enteró de que el excomandante de las Farc conocido como Iván Márquez había hecho un llamado a volver a las armas, por un momento pensó que se trataba de una noticia falsa.

Márquez —cuyo nombre es Luciano Marín Arango—, el exjefe de la delegación de las Farc durante las negociaciones de paz en La Habana, aparecía en un video junto a una veintena de hombres y mujeres con fusiles en el que declaraba que volvían a la lucha armada porque el Estado no había cumplido con el acuerdo de paz.

“Fue tan sorpresivo”, me dijo un día después De la Calle, quien había pasado unos cuatro años de su vida negociando la paz con Márquez y otros líderes guerrilleros como jefe del equipo del gobierno. Luego dudó un segundo. “Dijéramos: fue sorpresivo, y no lo fue. Es difícil de definir”.

La fragilidad del proceso de paz tras la firma en 2016 del acuerdo que puso fin al conflicto de más de medio siglo entre el Estado colombiano y el movimiento guerrillero nunca estuvo ausente de las preocupaciones de De la Calle. Desde un inicio, el acuerdo fue atacado de forma virulenta por quienes se oponían a él —en particular por el expresidente Álvaro Uribe, que trató de mostrarlo como una especie de pacto de impunidad para los crímenes de la guerrilla— y se convirtió en blanco de la campaña electoral que culminó en 2018 con la victoria de Iván Duque, candidato del uribismo que llegó a la presidencia con la promesa de modificar lo acordado.

Lea la historia completa aquí. 

Outlet: 
New York Times