Con el anuncio del acuerdo sobre justicia penal, el ICTJ reafirma su compromiso a seguir apoyando a Colombia en el duro trabajo que aún tiene por delante

25/9/2015

25 de septiembre de 2015, Bogotá — El Centro Internacional para la Justicia Transicional (ICTJ) celebra el nuevo acuerdo anunciado en La Habana por el Gobierno de Colombia y las FARC-EP que crea una jurisdicción penal especial como parte del sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición. Este acuerdo significa un paso crucial en el proceso para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado, que ha costado más de 200.000 vidas y desplazado a millones de personas.

El sistema judicial especial descrito en el comunicado conjunto, cuyos detalles no se han hecho públicos, está orientado a abordar los graves crímenes cometidos durante el conflicto, haciendo énfasis en el reconocimiento de la responsabilidad por estos hechos y en el esclarecimiento de la verdad.

“Estamos siendo testigos del transcendental papel de la justicia transicional para lograr una paz estable y duradera en tiempos en los que las preocupaciones por la seguridad y erradas consideraciones políticas alimentan la impunidad alrededor del mundo”, declaró David Tolbert, presidente del ICTJ. “El ICTJ continuará su trabajo para apoyar a Colombia en la implementación de este acuerdo y de otras medidas de justicia transicional, con el fin de garantizar los derechos de las víctimas y contribuir a la construcción de una sociedad más justa”.

Con un énfasis en el reconocimiento de responsabilidades, el sistema prevé diferentes tipos de sanciones penales dependiendo de la contribución al esclarecimiento de la verdad y la colaboración en el proceso judicial. A mayor contribución en el proceso, menor será el castigo penal.

La efectividad del sistema dependerá de la oportuna judicialización de todos aquellos perpetradores que no acepten su responsabilidad por las violaciones cometidas o no estén dispuestos a decir la verdad.

“Como en otros casos de rendición de cuentas penal, la pertinencia y efectividad de este modelo no podrá ser medida por su diseño sino por los resultados que logre para las víctimas y para la sociedad”, dijo María Camila Moreno, directora de la oficina en Colombia del ICTJ. “Las lecciones aprendidas de experiencias nacionales e internacionales comparables nos han mostrado que poca complejidad y suficientes recursos son factores que contribuyen a lograr el mayor éxito posible”.

La jurisdicción acordada incluye un tribunal y salas de justicia, así como la concesión de la amnistía más amplia posible para delitos políticos y conexos, excluyendo los crímenes internacionales (genocidio, crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad) de conformidad con los estándares internacionales. Esta es una decisión positiva, sin embargo, el ICTJ quiere resaltar la importancia que tendrá la futura ley que defina el contenido y alcance de la amnistía y los criterios de conexidad con el delito político.

Es importante resaltar, igualmente, que la legitimidad de esta jurisdicción propuesta no depende exclusivamente de las sanciones penales que se impongan, sino de que el proceso judicial en sí mismo sea transparente, público y oportuno para la satisfacción de las expectativas de las víctimas y de la sociedad.

El ICTJ recomienda que el modelo incluya estrategias claras de priorización de casos, con el fin de evitar posibles colapsos del sistema, teniendo en cuenta la dimensión masiva de las violaciones de derechos humanos cometidas durante 50 años de conflicto armado. Un diseño e implementación rigurosos de los procedimientos será esencial para garantizar la efectividad del modelo.

“Todavía queda mucho camino por recorrer para lograr la máxima verdad y afianzar la justicia en Colombia. Seguimos dispuestos y comprometidos a ayudar al país en el duro trabajo que aún tiene por delante”, añadió Moreno.

Contacto

Maria Camila Moreno, Directora de la oficina en Colombia, ICTJ
E-mail: mcmoreno@ictj.org
Tel: +57 1 248 0488


PHOTO: El presidente Juan Manuel Santos acordó con el jefe de las FARC, alias ‘Timochenko’, anuncian el acuerdo el 23 de septiembre, 2015, en La Habana, Cuba. (Gobierno de Colombia)