ICTJ : El acuerdo de la Comision de la verdad, una gran oportunidad para la sociedad colombiana

11/6/2015

BOGOTÁ, 11 de junio de 2015 — El Centro Internacional para la Justicia Transicional (ICTJ por su sigla en inglés) acoge con satisfacción el anuncio del acuerdo entre el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de crear una comisión de la verdad una vez firmado un acuerdo definitivo de paz. Este es un avance importante en las negociaciones que puede favorecer a la sociedad colombiana en su conjunto.

Para ICTJ, la creación de la Comisión de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición es una gran oportunidad para que la sociedad colombiana reflexione acerca de lo que ha pasado durante el conflicto armado, de sus causas y sus principales consecuencias y de las responsabilidades políticas y colectivas del dolor sufrido por millones de colombianos.

En palabras de David Tolbert, presidente de ICTJ, “Este es un acuerdo histórico que confirma el compromiso que existe para develar la verdad, por dolorosa que sea, y ubica a las víctimas en el centro del proceso. La creación de una comisión de la verdad es un paso importante y necesario para garantizar la rendición de cuentas en Colombia y ratificar la dignidad de las víctimas”.

Tanto el gobierno como las FARC han reconocido que la comisión no es la única medida para garantizar los derechos de las víctimas. ICTJ seguirá fomentando un diálogo amplio en el país y brindando experiencias relevantes para la definición de futuros sistemas complementarios que garanticen los derechos a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición.

La desaparición forzada ha sido utilizada como arma de guerra por todos los actores armados del conflicto armado colombiano, como método para ejercer el poder y el control sobre la población civil. ICTJ celebra el compromiso de continuar los esfuerzos en la ubicación e identificación de los restos mortales y de crear un mecanismo especial dedicado exclusivamente a la investigación de este grave crimen, que operará de forma articulada con la Comisión. Esperamos que esta iniciativa impulse el esclarecimiento de este aspecto del conflicto tan poco investigado y así brindar la posibilidad de que las familias puedan dar sepultura digna a sus seres queridos.

Si bien el mandato definido es ambicioso y se deben aclarar algunas partes del mismo, resaltamos la importancia que el acuerdo ha dado a la autonomía e independencia de la Comisión. Es un primer paso muy importante para garantizar que la comisión tenga la libertad necesaria para interpretar el ámbito de su mandato, fijar sus prioridades y establecer y revelar sus hallazgos, con el fin de satisfacer las necesidades y expectativas de las víctimas y de la sociedad.

“Si la comisión de la verdad va a tener algún valor real para la sociedad, debe funcionar como una entidad completamente independiente de las partes que está investigando”, explica María Camila Moreno, directora de la oficina de ICTJ en Colombia. “La selección de los comisionados, con base en su integridad y compromiso con los derechos humanos, es esencial para garantizar la necesaria independencia de la comisión”.

“Para que la comisión sea exitosa, se requiere que la sociedad colombiana en su conjunto se comprometa con el cumplimiento del mandato y a participar de manera activa en la búsqueda de la verdad”, sigue Moreno. “Es esencial la participación en el proceso de grupos de víctimas, de la sociedad civil, de los medios y de cualquier persona que quiere un cambio real en la sociedad”.

Contacto

Maria Camila Moreno, Directora de la Oficina de ICTJ en Colombia
Correo electrónico: mcmoreno@ictj.org
Tel: +57 1 248 0488


PHOTO: Informe conjunto de la Mesa de Conversaciones entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo - 4 de junio de 2015. (Presidencia de la República - Colombia/YouTube)