PDDH constata “tratos crueles e inhumanos” contra los detenidos en la cuarentena

29/4/2020

EL SALVADOR- Al mediodía del martes 7 de abril, Bruno sacó a pasear a sus dos mascotas para que estas hicieran sus necesidades en la colonia Prados de Venecia del populoso municipio de Soyapango. Cuando regresaba a su vivienda, diez agentes policiales que patrullaban la zona lo interceptaron. Le preguntaron si no había visto las noticias de la noche anterior, cuando el presidente Nayib Bukele pidió a la Policía y el Ejército que endurecieran los controles para garantizar la cuarentena domiciliaria. “No me va a importar ver en las redes sociales: ‘ay, me decomisaron el carro, ay, me doblaron la muñeca’; eso es mucho menos a que se muera su familia o la familia de otros”, dijo Bukele en cadena nacional. Dieciocho horas después, los policías que detuvieron a Bruno amenazaron con golpearlo si se oponía a la detención, le tomaron fotografías y amenazaron con que detendrían a su familia si estos salían en su auxilio. Remataron la sentencia diciendo que ya sabían donde vivía y que solo llegarían a traerlos. Tras la amenaza, lo montaron en una patrulla cargada con policiales y militares y se lo llevaron hacia la  delegación policial de Soyapango.

Lo que le ocurrió a Bruno no fue un evento aislado, según la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), que recogió su denuncia y la de otros 355 salvadoreños entre el 21 de marzo, cuando arrancó la cuarentena domiciliar obligatoria, y el 9 de abril. El 12 de abril, la PDDH presentó a la Asamblea Legislativa el “Informe sobre actuaciones policiales y militares violatorias a derechos humanos durante la emergencia nacional por Covid-19”. A la Corte Suprema de Justicia, en un informe más actualizado, la PDDH consignó el total de denuncias entre el 21 de marzo y el 22 de abril en 778. 

Lea más sobre esta noticia aquí. 

 

Outlet: 
El Faro