Un reclamo global por la defensa de los derechos de las víctimas en Prijedor, Bosnia-Herzegovina

10/10/2013

Nueva York, NY, 8 de octubre de 2013– Destacados expertos mundiales en materia de búsqueda de la verdad y memorialización han solicitado al alcalde de la localidad de Prijedor, situada en Bosnia-Herzegovina, que reconozca públicamente y conmemore a las víctimas no serbias de las atrocidades cometidas en la década de 1990. El llamamiento se produce después de que se descubriera otra importante fosa común cerca de la localidad, que probablemente contenga docenas de cadáveres de más de 1.200 civiles de la zona que, después de haber sido recluidos en 1992 en campos de detención tristemente famosos, dirigidos por las fuerzas serbias, aún se consideran desaparecidos.

Entre los firmantes de la carta figuran Juan Méndez, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura; David Tolbert, presidente del Centro Internacional para la Justicia Transicional; Elizabeth Silkes, Directora Ejecutiva de la Coalición Internacional de Sitios de Conciencia, y destacados defensores del derecho a la verdad y la memorialización de Chile, Camboya, Colombia, Líbano, Perú, Guatemala, Sudáfrica e Irlanda del Norte.

Prijedor ocupa un lugar especial en la topografía de atrocidades masivas del mundo, ya que más de 3.000 ciudadanos de esta ciudad del noroeste de Bosnia-Herzegovina fueron asesinados o desaparecieron en 1992, durante los primeros meses de la guerra de Bosnia. Las imágenes de escuálidos prisioneros en los campamentos tristemente famosos de Omarska, Keraterm y Trnopolje conmocionaron al mundo, mientras las fuerzas serbias de Radovan Karadžić se hacían con el control de Prijedor en abril de 1992, dirigiendo una bien organizada campaña de “limpieza étnica» contra los habitantes musulmanes y croatas de la zona.

Los brutales crímenes cometidos en Prijedor han quedado profusamente documentados en juicios celebrados en el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia y en tribunales bosnios. Más de 30 personas, entre ellas el exalcalde de la ciudad y antiguos comandantes del campo, han sido condenadas por crímenes contra la humanidad y de guerra.

Sin embargo, veinte años después, el Ayuntamiento de Prijedor, encabezado por el alcalde Marko Pavic, se niega a conmemorar el sufrimiento de los ciudadanos no serbios de la ciudad, erigiendo al mismo tiempo multitud de monumentos en honor de combatientes serbios caídos durante la guerra.

En la carta enviada al alcalde Pavic y a diversas autoridades, entre ellas el Secretario General de la ONU, el Gobierno bosnio, la Unión Europea y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el grupo de destacados defensores de los derechos humanos de todo el mundo hace un llamamiento al Ayuntamiento de Prijedor para que “respete el derecho universalmente reconocido de las víctimas a la verdad, que incluye el derecho fundamental a poder llorar y honrar a los propios muertos”.

La carta solicita a Pavic que tome medidas inmediatas y eficaces para:

  • Iniciar la construcción de un monumento a las víctimas no serbias de Prijedor, concebido y erigido en colaboración con víctimas y supervivientes.
  • Permitir la construcción de un monumento a las víctimas del campo de detención de Omarska, igualmente concebido y construido en colaboración con víctimas y supervivientes, y con la empresa Arcelor Mittal, actual propietaria del terreno.
  • Fomentar abiertamente una educación pública que hable de manera precisa, constructiva y exhaustiva de los acontecimientos registrados entre 1992 y 1995, y que prescinda de cualquier medida que hostigue a las asociaciones de víctimas y a los defensores de los derechos humanos de Prijedor por utilizar su libertad de expresión.

La carta concluye: “El descubrimiento de la fosa común de Tomasica pone nuevamente de manifiesto la magnitud del sufrimiento experimentado por los ciudadanos de Prijedor en la década de 1990. Los restos exhumados de las fosas comunes evidencian la difícil verdad de las atrocidades y no dejan espacio alguno para su negación. Como alcalde de Prijedor, le invitamos a pasar por encima de estrechos planteamientos étnicos y políticos para acercarse a los ciudadanos más vulnerables de su ciudad: los familiares de las víctimas”.

Para conocer el texto completo de la carta y la lista de firmantes, clique aquí.

Sobre el ICTJ

l objetivo del Centro Internacional para la Justicia Transicional es conseguir que las víctimas de graves violaciones de derechos humanos obtengan reparación y evitar que esas vulneraciones se repitan enfrentándose a legados deabusos masivos. El ICTJ pretende fomentar la rendición de cuentas y la construcción de sociedades justas y pacíficas mediante soluciones integrales.

Contact

Nueva York: Refik Hodzic, Director de Comunicaciones
Correo: rhodzic@ictj.org
Teléfono: +1 917 975 2286


FOTO: 103 rosas con los nombres de los niños asesinados en Prijedor yacen en el suelo de la plaza mayor de la localidad en mayo de 2013. En Prijedor no hay ningún monumento conmemorativo en honor de las víctimas. (JAMES MARSHALL).