Una fecha, dos matanzas y la necesidad de memoria

13/5/2019

l 15 de mayo de 1911, un grupo de maderistas laguneros mató a 303 chinos en Torreón en lo que se conoce como “La matanza de chinos”. Noventa y nueve años después, el 15 de mayo de 2010, un grupo de pistoleros llegó hasta el bar Juanas VIP de la ciudad y disparó contra la gente a quemarropa. Mataron a ocho e hirieron a 25.

Un 15 de mayo. Una fecha, dos matanzas. ¿Lo recordamos? ¿Existe memoria de esos acontecimientos? 

Hay similitudes. La matanza de chinos comenzó cuando arribaron los revolucionarios a tomar Torreón. Iniciaron en la madrugada (5 de la mañana). El contingente era tan grande (unos 2 mil maderistas laguneros) que las fuerzas federales decidieron tomar el tren y huir. Sin estado de derecho, sin fuerzas de seguridad, los revolucionarios saquearon tiendas y decidieron matar a los chinos laguneros, a los suyos. Lo hicieron con saña, con sevicia.

Noventa y nueve años después, también de madrugada (una de la mañana), delincuentes que estaban presos en el penal de Gómez Palacio, Durango, salieron con permiso de la directora y llegaron a matar a jóvenes laguneros, a los suyos. Lo hicieron también con saña, con sevicia. Tampoco hubo estado de derecho, sin fuerzas de seguridad que lo evitaran.

Lea más aquí. 

Outlet: 
Vanguardia