Una ley de reconciliación divide a Guatemala

20/3/2019

El miércoles pasado, en el centro de la ciudad de Guatemala, activistas de derechos humanos y representantes de asociaciones de víctimas del conflicto armado pegaron en las paredes del Congreso fotos de desaparecidos y claveles rojos; desplegaron pancartas y expresaron su rechazo a lo que los diputados pretendían hacer esa tarde en el pleno legislativo.

La agenda del día contemplaba la tercera lectura y votación definitiva de la Ley de Reconciliación, que ordena anular todos los juicios por crímenes cometidos durante el conflicto armado en ese país y liberar a decenas de criminales de guerra que ya están pagando condenas. La propuesta de ley ha desatado reacciones tan duras que confirman la impertinencia de su nombre.

El martes pasado, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenó al Estado guatemalteco archivarla, por considerarla atentatoria contra los derechos de las víctimas a la verdad y a la justicia.

Lea más al respecto aquí

Outlet: 
El Faro