Nuevas detenciones reafirman el compromiso de lograr justicia en Guatemala por crímenes de la guerra civil

1/19/2016

Subscribe

La justicia sobre crímenes cometidos durante la guerra civil en Guatemala vuelve a estar de actualidad. Varios procesos judiciales sobre graves crímenes que tuvieron lugar durante la guerra civil (1960-1996) siguen adelante cuando el país se encuentra en un delicado momento político. La semana pasada tuvo lugar la investidura del nuevo presidente, Jimmy Morales, un actor televisivo sin experiencia política.

Para analizar estos acontecimientos, conversamos con Claudia Paz y Paz, ex Fiscal General de Guatemala y actualmente miembro del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para investigar las desapariciones de 43 estudiantes en Ayotzinapa, Mexico, y con Marcie Mersky, directora de Programas del ICTJ.

Escuche la entrevista

Descargar | (9 MB)

Recientemente, 14 exmilitares guatemaltecos de alto rango fueron detenidos en relación con 558 desapariciones forzadas que tuvieron lugar en la zona militar de Creompaz (antes conocida como Zona Militar 21 de Cobán) a principios de los años 80, durante la etapa más sangrienta de la guerra civil, y cuyos restos han sido exhumados. Asimismo 4 exmilitares también de alto rango en el caso de la desaparición forzada de un joven en 1981.

“Se trata de un caso sumamente importante de desapariciones forzadas que fueron denunciadas hace 30 años por sus familiares”, señala Paz y Paz. La exfiscal explica que entre los restos de las 558 víctimas se han encontrado 90 cuerpos que corresponderían a niños. Los forenses han identificado signos de violencia en los cuerpos exhumados, lo que demuestra que se trató de ejecuciones extrajudiciales.

Entre los detenidos se encuentra el ex jefe del Estado Mayor del Ejército, Manuel Benedicto Lucas, y varios altos cargos de la cúpula militar que dirigió el ejército durante los años en que se cometieron los graves crímenes.

“Es la primera vez que se va a intentar revelar, vía proceso judicial, la forma de responsabilidad de los distintos miembros de la plana mayor”, añade Mersky. “Va a ser un gran reto para la parte fiscal y los querellantes poder demostrar las distintas responsabilidades criminales en estos actos de diversos actores de la plana mayor, lo que le da una complejidad muy grande porque son incidentes que tuvieron lugar durante varios años y que sucedieron en varios lugares”.

Con respecto al juicio por genocidio al exdictador Efraín Ríos Montt, de nuevo paralizado a pesar de que debía reanudarse la semana pasada, Paz y Paz subraya que están pendientes diversos recursos interpuestos tanto por la defensa como por los querellantes.

El juicio debía retomarse a puerta cerrada debido al estado de senilidad de Ríos Montt, según una decisión judicial. Pero los querellantes defienden que esas condiciones no deben aplicarse en el caso del otro acusado en el proceso por genocidio, Mauricio Rodríguez Sánchez, quien fuera exjefe de inteligencia bajo Ríos Montt. “La ley claramente establece que no se pueden reunir los dos juicios”, destaca Paz y Paz.

Mersky añadió: “Todos estos casos son el resultado en gran medida del valiente trabajo desde hace 30 años de sobrevivientes y familiares de víctimas, que han insistido en la justicia”.

Luego de unos ajetreados meses en la actividad política del país, cuando una investigación por corrupción llevó a la detención del entonces presidente, Otto Pérez Molina, y la vicepresidenta, Roxana Baldetti, Guatemala invistió la semana pasada al nuevo presidente, Jimmy Morales.

“Sin duda en los últimos 10 años en Guatemala el mayor cambio que hemos presenciado para el fortalecimiento del Estado de derecho es el ejercicio de su autoridad tanto por parte del Ministerio Público como de jueces y miembros del organismo judicial”, dijo Paz y Paz.

“Estoy convencida que son pasos que no son reversibles, que este fortalecimiento va a continuar. Absolutamente confío que el presidente Morales va a respetar la independencia de los jueces y del ministerio público, como manda la Constitución”, añadió la ex Fiscal General de Guatemala.


FOTO: Manuel Benedicto Lucas García, ex jefe del Estado Mayor del Ejército de Guatemala, fotografiado a través de una ventana durante una audiencia ante un tribunal en Ciudad de Guatemala el 6 de enero de 2016. Tanto él como otros 17 exmilitares han sido detenidos por desapariciones y asesinatos cometidos durante la guerra civil en Guatemala (1960-1996). (Moisés Castillo/AP Photo)