Panel IV: Impacto y lecciones aprendidas

El cuarto panel se enfocó en el impacto y los aprendizajes aportados por los tribunales en Bosnia-Herzegovina, el Líbano y Camboya a través del análisis de Diane Orentlicher, Refik Hodzic y Youk Chhang.

La profesora estadounidense Diane Orentlicher ofreció un análisis del desigual impacto de los tribunales en los países de la antigua Yugoslavia. “Los bosnio-musulmanes sufrieron más violaciones que muchos otros grupos étnicos”, comentó Orentlicher. “Muchas penas se ven como demasiado bajas, pues las víctimas deben reencontrarse con sus victimarios en las comunidades”.

En parte, la frustración de una amplia parte de la sociedad se debió a la falta de una estrategia de acusación clara en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). “El TPIY, al comenzar con perpetradores de bajo nivel, creó la ilusión de que iba a perseguir y condenar a todos los responsables”, explicó Orentlicher. “Muchas víctimas están decepcionadas porque consideran que el Tribunal está sesgado políticamente”.

Sin embargo, la experta en justicia internacional considera que el TPIY ha fomentado la rendición de cuentas a nivel nacional. “Esto es lo más importante”, subrayó. “Se debe permitir a las instituciones nacionales demostrar su valía y recuperar la confianza en las mismas”.

Youk Chhang, director del Centro de Documentación de Camboya y sobreviviente del genocidio, compartió su visión sobre la implementación de justicia en su país. “Las Salas Extraordinarias han sido muy limitadas en cuanto a quienes juzgar y qué juzgar”, dijo. “Su impacto es difícil de determinar, lo más sabio es reconocer las limitaciones de las cortes en determinar violaciones masivas de derechos humanos”.

Para Chhang, el esclarecimiento de la verdad y educar a los jóvenes sobre esa verdad es clave para evitar que los crímenes se repitan. “La educación sobre el genocidio debe hacerse con y no para la comunidad”, insistió, aunque eso cueste mucho tiempo. “El gobierno tardó siete años en aceptar que se debía enseñar la historia de la Kampuchea Democrática a los niños y a los profesores”.

El periodista bosnio Refik Hodzic habló sobre el impacto limitado que el Tribunal Especial del Líbano ha tenido para la población de ese país. Ante todo, Hodzic señaló que no hay criterios preestablecidos para determinar el impacto de las cortes internacionalizadas o internacionales. En el caso del Líbano, “las percepciones locales no son positivas”, dijo.

Luego de siete años en funcionamiento, el Tribunal no se ha conseguido ninguna sentencia y el caso que está activo es un proceso en ausencia. “Ha habido confusión y frustración respecto de los resultados del STL”, añadió Hodzic. “Se cree que ya se conocen los perpetradores y que la corte está manipulada políticamente”.

Además, “la contribución al Estado de derecho no es suficiente, y la percepción e impunidad es muy alta en el Líbano”, dijo el periodista. “La situación en el Líbano es cada vez más volátil”.

Vea el video del Panel IV completo