Las voces femeninas desde la prisión: un recorrido virtual que mantiene vivo el legado de la brutal represión en Túnez

12/8/2020

Túnez, Agosto 12 de 2020—Mientras el mundo conmemora hoy el Día Internacional de la Juventud y Túnez el Día Nacional de la Mujer el 13 de agosto, el ICTJ lanza hoy (en inglés y árabe) el recorrido virtual “Voces de la memoria”, en conjunto con el colectivo Voices of Memory, un grupo intergeneracional de mujeres tunecinas, y la Universidad de Birmingham. El resultado de la colaboración de este colectivo con artistas tunecinos resultó en un tour virtual en el cual los visitantes pueden explorar e interactuar con una versión en línea de la exitosa exhibición “Voces de la memoria” que recorrió Túnez en 2018. Para muchos jóvenes de este territorio que visitaron la exposición, fue la primera vez en la que estuvieron expuestos a las experiencias de prisioneras políticas que fueron perseguidas porque se atrevieron a retar la dictadura de Ben Ali. 

Dos años después, mientras la mayoría de personas se encuentran bajo cuarentena estricta por el coronavirus, la muerte violenta de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis, Minessota, llamó la atención del mundo y puso nuevamente el foco en el yugo del racismo, la violencia policial y la supresión violenta de grupos marginalizados no únicamente en los Estados Unidos sino en muchos países alrededor del mundo. En este momento, nunca antes visto, de amplio reconocimiento social sobre el legado del racismo y las violaciones sistemáticas de los derechos humanos, esta exhibición es altamente relevante. Contiene arte y música de artistas tunecinos que reflexionan sobre las experiencias de mujeres que fueron encarceladas y torturadas durante la dictadura, y busca aunar a generaciones más jóvenes de tunecinos para que entiendan el pasado represivo de su país y se relacionen activamente con el presente y el futuro de Túnez. Tal como un visitante dijo en 2018, “aprender sobre los actos horribles del pasado nos motiva a despertarnos y pelear para prevenirlos en el futuro”. 

El tema central del diseño de la exhibición es la koffa, la canasta tradicional de Túnez utilizada para llevar comida a los prisioneros. Esta canasta es un símbolo de amor, rebeldía, resistencia y solidaridad. Permite que a través de ella veamos cómo el régimen anterior atacó la dignidad de los ciudadanos de Túnez tanto dentro como fuera de la prisión.

Al moverse en el recorrido, se exhorta a los visitantes a examinar las decisiones que empujan a un individuo o colectivo a cometer abusos a los derechos humanos, pero también las que pueden llevar a un ciudadano de la indiferencia a la resistencia. “Las voces no solamente representan y reviven la memoria de estas mujeres”, dijo Dorra Ben Hassen, una profesora de bachillerato de Jendouba, Túnez, “también nos mantienen en constante búsqueda en nuestras memorias y conciencia para incitarnos, ya sea como profesores, estudiantes o visitantes, a reconsiderar algunas de nuestras ideas y buscar más información y verdades ocultas”. 

El recorrido virtual revive el impacto del encarcelamiento y la represión tanto en el prisionero como en su familia, mientras también resalta la resiliencia del espíritu humano para encontrar una forma de liberación incluso en los confines oscuros de una celda. “Estoy en la prisión pequeña, mientras ustedes están en la más grande”, dice en uno de los mensajes bordados en tela que es parte de la instalación de Salma Wahida. Evoca una práctica utilizada por muchos prisioneros de la dictadura en la que cosían mensajes secretos en sus ropas. Este mensaje heredado de antiguos prisioneros nos recuerda que tenemos derechos como ciudadanos, pero también una responsabilidad de asegurar que estos derechos sean respetados.

Desde la seguridad de sus hogares, les invitamos a recorrer este espacio virtual y ser testigos de los testimonios de estas mujeres, para finalmente compartir los suyos propios. 


FOTO: La exhibición de Voces de la memoria abrió en Túnez en 2018. El tour virtual es un render tridimensional del espacio y sus obras de arte. (Marouen Jallouli/Museum Lab)